Menu
loading...

Noticias (2331)

Desarrollan en Yucatán enzimas para mejorar engorda de aves y cerdos

nvestigadores del Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY) desarrollaron un sistema para la producción de enzimas a partir del cultivo de las microalgas verdes chlamydomonas reinhardtii, que coadyuvaría a la mejora de la producción de este sector a nivel económico.


El objetivo de este sistema es generar nuevas opciones en la producción de enzimas alimenticias para la industria avícola y porcícola en México. La investigadora de la Unidad de Biotecnología del CICY y líder de este proyecto, Virginia Aurora Herrera Valencia, comentó en entrevista que estas enzimas son proteínas que se usan para mejorar la digestibilidad en los animales y obtener mejores rendimientos.

“Actualmente se usan en la industria del país enzimas que se producen en sistemas de biorreactores con cultivos de bacterias, hongos y levaduras, las cuales son importadas, ya que hasta donde sabemos en México no existen empresas que las produzcan”, precisó. Detalló que al usar estas microalgas verdes no se afecta al ambiente, ya que todo el proceso se realiza de manera contenida y siguiendo buenas prácticas de laboratorio.

Por tanto, en este proyecto se busca ofrecer a los productores de enzimas para alimento de aves y cerdos, un sistema mediante el cual puedan obtener enzimas de manera más fácil y a un menor costo, ya que con este sistema es posible acumular la biomasa algal y decidir el momento en que se desea que se comience a producir la proteína de interés.

Comentó que ahora se realizarán pruebas para la producción de al menos una proteína comercial con éxito en el mercado, y comparar su desempeño en el campo con la enzima comercial original, de forma que se pueda comprobar que la enzima que se produce en el CICY es capaz de dar los mismos o mejores resultados en la alimentación de pollos de engorda. La científica expuso que este trabajo abre oportunidades económicas muy interesantes, ya que existe un enorme mercado global que consume estas enzimas, y sería muy deseable y relevante que empresarios o emprendedores mexicanos se interesen en invertir en el apoyo de esta tecnología.

Cabe destacar que este proyecto participó como equipo 118 en la Cohorte 2018 del Nodo Binacional de Innovación Sureste 2018 (NoBI Sureste), un programa donde se capacitó a los investigadores para conocer el potencial de contar con clientes para sus tecnologías.

El equipo se conformó por la líder investigadora , Virgina Aurora Herrera Valencia; el líder emprendedor, Jimmy Ricardo Mier Guerra, quien está dándole continuidad a este proyecto como parte de su tesis de doctorado; y el mentor de negocios, Lic. Alejandro de Jesús Vargas Pérez. “NoBI nos ayudó a conectarnos con el sector relacionado a nuestra investigación.

A través de las entrevistas conocimos las necesidades de los sectores de avicultura, porcicultura, de sistemas producción de enzimas y de las empresas más importantes del sector que pudieran ser nuestros clientes”, señaló Virginia Herrera.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: 20minutos.com.mx

 

Read more...

Murieron 5.000 pollos por un golpe de calor

Ocurrió en el norte de Santa Fe, cuando la temperatura adentro de los galpones alcanzó los 40 grados. Afirman que no hubo responsabilidad humana.


 

Unos 5.000 pollos que estaban cerca de ser enviados a faena murieron hace dos días por un golpe de calor cerca de la localidad de Avellaneda, en el norte de Santa Fe. Así lo informó Efrén Muchiut, miembro de la Sociedad Anónima Tatane -propietaria del criadero- junto con otros 27 productores agrícolas, en diálogo con la radio Reconquista Hoy.

Según detalló Muchiut, los 5.000 animales muertos representan el 10 por ciento del stock total de la empresa, que es de 50.000 pollos. "Aquí no hubo fallas humanas, el encargado se ocupó del tema, estuvimos varios socios trabajando ahí pero no pudimos hacer nada, fue una fatalidad", afirmó el productor santafesino.

El hecho ocurrió cuando la temperatura dentro de los galpones alcanzó los 40 grados. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Clarín 

Read more...

Todo lo que debes saber sobre los huevos

En España, el consumo de este producto ha crecido por segundo año consecutivo. A la hora de comprarlos, los criterios que priman son el tamaño, el precio y, por último, el sistema de producción


 

Huevos ecológicos, camperos, criados en jaula y en suelo... Luego llegan los morenos, que copan el mercado, y los blancos, que cada vez se prodigan menos. Tampoco hay que olvidar los de codorniz, que son pequeñitos pero con un público que adora su sabor. ¿Nos hemos dejado alguno en el tintero? Evidentemente, una vez en casa, no faltan las cuestiones relativas a su conservación. Así, nos topamos con quienes lavan los huevos antes de guardarlos en la nevera, sin saber muy bien si esta práctica es adecuada, y los que se rascan la cabeza preguntándose por qué han de guardarlos refrigerados si en la tienda se encuentran a temperatura ambiente. Aunque se trata de un objetivo muy ambicioso, vamos a ver si podemos resolver gran parte de estas dudas.

No en vano, el huevo es un alimento muy nutritivo. Aunque durante años estuvo denostado, pues sobre él pesaban serias sospechas de aumentar de manera significativa el colesterol sanguíneo, hace tiempo que perdió vigencia esta consideración. De hecho, desde la Fundación Hipercolesterolemia Familiar (FHF) nos animan a consumirlo, pues de lo contrario nos estaríamos perdiendo un alimento muy saludable. “Se pueden consumir hasta 7 huevos enteros a la semana para la población general y de 3 a 4 huevos enteros a la semana en personas con el colesterol alto, pudiendo consumir más claras”, informan desde la web de este organismo.

Al parecer, la ciudadanía sigue a pies juntillas esta recomendación, pues por segundo año consecutivo el consumo ha crecido en España un 7%. ¿Qué criterios seguimos a la hora de comprar huevos? Tenemos muy en cuenta la frescura (38%), el tamaño (21,8%), el precio (17,4%) y, por último, el sistema de producción (14,9%). En definitiva, todavía nos importa poco que el animal haya recibido una alimentación ecológica, ande libremente o pase sus días metido en una jaula. De todas estas circunstancias nos informa el primer dígito del huevo. “El código impreso en la cáscara forma parte del sistema de trazabilidad, que permite conocer el camino recorrido por el huevo desde la granja hasta el consumidor”.

Aprender a leer el código

Efectivamente, el primer dígito indica la forma de cría de las gallinas. Así, el número cero nos muestra que el huevo es de producción ecológica; el uno, que procede de gallinas camperas; el dos, de gallinas criadas en suelo; mientras que el tres se reserva para los huevos de gallinas criadas en jaula. Las dos letras siguientes revelan el estado miembro de producción y el resto de dígitos la granja.

Lo cierto es que la diferencia radica en el bienestar del animal -sin querer subestimar esta cuestión-, pero a nivel nutricional hay poco que rascar. Aunque, al parecer no todos los huevos son iguales, pues los procedentes de gallinas criadas en libertad resultan más nutritivos que los de las alimentadas solo con pienso en el interior de sus jaulas, según un estudio del Reino Unido. El motivo es que las gallinas ponedoras que gozan de cierta libertad pueden ingerir insectos y, de este modo, enriquecer sus huevos con ácidos grasos omega 3 vitaminas A y E.

Lo cierto es que España es toda una potencia europea en producción de huevos. De hecho, es la tercera por detrás de Alemania y Francia. Y, efectivamente, cada vez resulta más difícil toparnos con huevos de color blanco. Aunque antes imperaban en las tiendas, ahora apenas se les ve. La explicación la encontramos en la raza de las gallinas ponedoras. Por supuesto, no se aprecian diferencias en cuanto a su calidad, sabor o propiedades nutricionales.

El color de la yema

Muchos consideran que el color de la yema determina la calidad del huevo y les falta tiempo para emitir juicios al respecto solo basándose en la tonalidad. Lo cierto es que andan muy errados. “Las gallinas que son alimentadas con una dieta a base de maíz tienen yemas más anaranjadas que las gallinas alimentadas a base de trigo, que producen huevos con la yema más amarilla. A pesar de la diferencia en el color, el valor nutricional de los huevos es el mismo”, precisan desde la web del Instituto del Huevo.

Según reconocen desde este organismo, también es posible que añadan a la alimentación de las gallinas "ingredientes naturales o no", pero en cualquier caso autorizados para la dieta de las aves que le otorguen un color determinado a layema, ya que "en algunos mercados se prefieren los huevos con un tono definido".

La puerta de la nevera no es un buen sitio

“Los huevos deben conservarse en casa en el frigorífico. Mejor en su envase y en un estante del refrigerador. Mantenerlos en el compartimento destinado a los huevos en la puerta no es recomendable, porque es la parte con mayores saltos de temperatura”, afirman desde el referido instituto. Esta misma razón es la que explica por qué los huevos no se conservan refrigerados en la tienda ya que se quiere evitar a toda costa los temidos saltos térmicos pues, según se detalla en un documento sobre seguridad alimentaria, “se puede producir condensación de agua en la superficie de la cáscara que facilitaría la entrada de microorganismos al interior a través de los poros”.

Las gallinas que son alimentadas con una dieta a base de maíz tienen yemas más anaranjadas

Muchos consumidores creen erróneamente que lavar los huevos antes de guardarlos es una buena opción. Sin embargo, ignoran que pueden acabar dañando la fina película protectora que cubre la cáscara y que ello facilite la entrada de posibles microorganismos perjudiciales que proliferarían rápidamente en el interior del huevo. Por supuesto, si vamos a consumirlo de manera inmediata no importa destruir la película de protección y sí higienizarlo antes de manipularlo según se vaya a utilizar en la cocina.

También hay que saber que los huevos tienen fecha de consumo preferente y no de caducidad. Así, si se han mantenido refrigerados y tienen la cáscara intacta y limpia, los huevos se pueden comer varios días después de la fecha indicada, sobre todo si tienen buen aspecto y olor. Aunque es aconsejable cocinarlos a temperaturas que garanticen la eliminación de patógenos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Alimente 

Read more...

Animalistas afirman que las feministas no deberían comer huevo

La Organización de Personas por el Trato Ético de los Animales hizo una peculiar relación.

 


 

La Organización de Personas por el Trato Ético de los Animales (PETA), la semana pasada impulsó una campaña que busca generar cambios en los dichos populares que se asocien al abuso de los animales. "Coger el toro por las astas", "matar dos pájaros de un tiro" o "ser conejillo de indias", son algunas de las frases que esta entidad animalista busca reemplazar por un lenguaje más amigable.

 

Esta semana, PETA sorprendió con una nueva reflexión. A través de un extenso artículo en su blog, escrito por Michelle Kretzer, se plantea que ninguna mujer que se declare feminista debería comer huevo o, dicho de otra forma, que una verdadera feminista sí o sí tendría que ser vegana.

De acuerdo al argumento expresado, porque así como luchan por sus derechos reproductivos, también deberían respetar el derecho de las hembras de otra especie. Un poco extremo la verdad.

El huevo humano es diminuto, imposible de detectar a simple vista – y aún así – es una fuerza poderosa, que da vida y que aún divide a naciones. Un pequeño óvulo, que tiene tanto poder que es capaz de dividir a la gente. La batalla por el control de la fertilidad de la mujer y sus derechos reproductivo sigue, y las feministas se están alzando en contra del abuso y la explotación. Entonces qué significa cuando las mujeres le quitan a otra mujer sus huevos sin dudarlo, pagando dinero por ellos, sabiendo que fue encerrada, que su ciclo reproductivo fue controlado y manipulado, y que fue obligada a dar a luz siendo joven para cumplir con los horarios de otros. ¿Nos podemos llamar feministas realmente si comemos huevo?", plantea la autora del artículo.

Según la activista de PETA, las mujeres deberían ser las primeras en empatizar con el sufrimiento que viven las hembras en la industria avícola.

"Las gallinas se han convertido en máquinas de producir huevos, cuando antes encarnaban la esencia de la maternidad. (...) Si se les trata bien, la esperanza de vida de una gallina es como de 10 años. En una granja su cuerpo se rendirá en apenas 2 años, si es que llega. Cuando ya no sea posible extraer huevos, se le envía al matadero", cerró.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: ar13

Read more...
Subscribe to this RSS feed

SUSCRÍBASE A NUESTRO E- BOLETÍN

¡Reciba actualizaciones de nuestro sitio y noticias de relevancia!
E-mail:
Nombre:
Seleccione su interés: